Pérdida del sentido de la vida

Ante situaciones de sobresfuerzo, el cuerpo responde con ciertas señales fisiológicas, conductuales y cognitivas (respiración acelerada, sin posibilidad de pensar racionalmente, problemas de sueño, nerviosismo, tristeza…) que nos alertan sobre el hecho de que estamos ante un peligro y que debemos parar y pensar que nos está ocurriendo.

Asimismo, esta situación no sólo se produce cuando tenemos mucho trabajo en casa o en la oficina, sino que nuestro cuerpo y nuestra mente son sabios y nos advierte cuando hay una falta de motivación por lo que hacemos, cuando nuestras relaciones no son perfectas, cuando tengo dudas sobre qué camino elegir,… Y es que puede ocurrir que la persona considere que la situación está excediendo sus propios recursos y eso pone en peligro su bienestar personal.

“Muere lentamente quien no cambia de ideas, no cambia de discurso y evita las contradicciones” Marthe Medeiros.

confort

¡AHORA ES TU MOMENTO PARA REINVENTARTE!