¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE UNA EMERGENCIA?

Desgraciadamente, hace unos días Italia sufrió uno de los peores terremotos de su historia, provocando la muerte de cientos de personas. Todos los días, nos encontramos con las noticias que bombardean nuestros televisores constantemente sobre los conflictos en Siria. A esto se suman, las imágenes de las inundaciones que dejan a las familias sin casas ni recuerdos a los que agarrarse o la lucha de muchos hombres y mujeres por salvarse de las garras del fuego y de todo lo que les rodea.

Con todo esto quiero decir, que no podemos escapar de ser protagonistas de alguna emergencia, situación que se produce ante un desastre y que provoca reacciones inesperadas en los demás. Pero el ser humano, posee la capacidad de ser resiliente y esto que quiere decir, os preguntareis. Es la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límites, sobreponerse a ellas e, incluso, salir fortalecidos de ellas.

psicologia-psicologos-ayuda-emergencia-adiv-psicologos

Además, la reacción que tenemos cada uno de nosotros ante una emergencia depende de varios factores como son la personalidad, el nivel de formación, el sexo (por ejemplo, los hombres tienen reacciones más impulsivas y las mujeres de alarma y evacuación), la edad (cuanto más mayor más conductas de autocontrol),  el tener una buena condición física predispone al riesgo y las personas que están en solitario tienen más sentimientos de inseguridad e incertidumbre. Es influyente, también, el número de personas afectadas y cuánto espacio uno disponga.

El ser humano, ante una situación de estas características, reacciona de maneras diferentes pero los síntomas más característicos son: miedo, síntoma intrusivos como pesadillas o reavivar el trauma, síntomas de anestesia emocional, intenta evitar situaciones, puede tener ganas de estar solo/a y aislarse, el sujeto estará atento a todo y vigilante ante nuevos peligros, tristeza y sentimientos de resentimiento si considera que nadie le ayuda como el desearía. Es importante que atendamos si aparecen sentimientos de culpa excesivos, ideas delirantes o alucinatorias y las reacciones ante el duelo por la pérdida de alguien o algo significativo para la persona. En ese caso, sería muy recomendable que fuera a un especialista para así elaborar el trauma vivido.

¿Qué puedes hacer tú si te encuentras en una situación parecida y quieres prestar ayuda? Las primeras reacciones y respuestas son relevantes para el proceso que va a seguir al trauma. Por eso, seguro que con estos consejos, que nos aporta Arturo Torres, psicólogo, puedes sentirte más útil y darle los primeros auxilios emocionales:

emergencia

  1. Pregunta que quieren de ti. Es más importante que sepas que puedes hacer por esa persona, que lo que ha pasado realmente.
  2. Escucha lo que se te dice. Sabemos que tanto para la víctima como para el que ayuda, hay mucha información alrededor pero es esencial que la persona que se sienta escuchada y a la que prestan atención.
  3. No menosprecies los silencios. Tal vez lo único que necesita la persona es sentirse acompañado físicamente y con eso es suficiente.
  4. Expresa emocionalmente todo lo que sientes. Tú también puedes estar sintiéndote desbordado y el hecho de compartir sentimientos puede que os acerque más.
  5. Respeta su intimidad. Puede que para él/ella no sea el momento adecuado para relevar el motivo de su angustia.
  6. Fíjate en los detalles importantes. Seguro que puedes pensar que cosas se le pueden olvidar o pasar por alto a la persona que tienes a tu lado y el hecho de plantearle un plan de acción puede que ayude.
  7. Respeta su deseo de soledad. Déjale el espacio que necesite y lo importante es el que sepa que va a tener apoyo cuando lo necesite.

Laura Ribagorda Gil

Psicoterapeuta de adultos y terapia de pareja